Trigo sin retenciones: el antecedente de la era Macri que el campo busca mostrarle a Milei

Aunque es un tema que hace más de 20 años es el centro de los debates relacionados a las políticas públicas para el campo, en las últimas semanas volvieron a sobresalir las demandas de las entidades rurales por las retenciones.

Sucede que, con la siembra de trigo próxima a comenzar, los números indicaban hasta hace un mes que no era negocio cultivar el cereal en esta campaña, producto fundamentalmente de un bajo precio y de insumos que se encarecieron.

Sin embargo, la taba se dio vuelta: las cotizaciones tuvieron una rápida suba durante abril y los insumos, sobre todo los fertilizantes, bajaron raudamente, cambiando la configuración económica.

De todos modos, esto no significa que la rentabilidad sobre y por eso el reclamo sale a la luz a cada minuto: la cadena del cereal, que a partir de este jueves vivirá sus jornadas A Todo Trigo en Mar del Plata, insiste con que se quiten los derechos de exportación.

¿SIRVE QUITAR LAS RETENCIONES AL TRIGO?

En este marco, en su informe sobre la presión impositiva enlos alimentos, la Fundación Fada recordó un antecedente importante al respecto, que la cadena quiere mostrarle al presidente Javier Milei: cuando el ex presidente Mauricio Macri asumió a fines de 2015 e inmediatamente eliminó las retenciones, la reacción de la cadena fue exponencial.

Tomando datos oficiales de la Secretaría de Bioeconomía, la siembra, que hasta el ciclo 2015/16 promediaba apenas entre 3,5 y 4,5 millones de hectáreas, pasó a superar las 6 millones en los ciclos subsiguientes.

Del mismo modo, una cosecha que apenas lograba superar las 10 millones de toneladas cada año, pasó a orillar las 20 millones en cada campaña.

Por eso, desde FADA consideran que, de concretarse una baja o quita de retenciones, sería un fuerte estímulo para la siembra de la campaña 2024/25.

“Los costos del trigo aumentaron significativamente en el último año, mientras que el precio del grano está por debajo del promedio de los últimos 4 años. En este contexto, las retenciones empeoran la situación”, advirtió Nicole Pisani Claro, otra economista de FADA.

Para FADA, la quita de retenciones al cereal sería un beneficio para la economía en general. Además de generar más inversión y producción, consideraron que se crearían más empleo y un mayor uso de fletes, maquinarias y fertilizantes, entre otros beneficios.

Aquí fue que la economista de la Fundación, Natalia Ariño, recordó que cuando se redujeron las retenciones al cereal, la cadena de valor acompañó.

En el comienzo de la gestión del ex presidente Mauricio Macri -que se extendió entre 2015 y 2019- se quitó este impuesto al cereal y según FADA, la siembra creció un 20%, la producción un 40%, se generaron U$S 1.000 millones adicionales en la cadena de valor triguera y se usaron 203.000 nuevos fletes.

“Este crecimiento genera más empleo, más movimiento en las regiones, más inversiones, lo que trae mejoras para las regiones del país”, añadió.

Y concluyó:  “Las retenciones actúan sobre el ingreso bruto y no sobre las ganancias, de tal forma que, si el productor tiene pérdidas, se aplica igual”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *