El maíz sigue en caída libre por la chicharrita: perdió otras 3 millones de toneladas

El avance de la cosecha gruesa 2023/24 no llega con buenas noticias y en el caso del maíz, el estimado de producción se aleja cada vez más de las expectativas iniciales de campaña, cuando se esperaban números para el cereal cercanos al récord.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), volvió a actualizar sus las proyecciones para el maíz y las ajustó en 3 millones de toneladas: de las 49,5 millones de toneladas previstas hasta la semana pasada a 46,5 millones.

Es la cuarta vez que la entidad recorta su estimación, producto en primer lugar de algunos daños climáticos -principalmente una ola de calor de fines de enero y principios de febrero-, pero fundamentalmente debido a la irrupción de la chicharrita del maíz que provocó un verdadero sacudón esta campaña.

Así, lejos quedaron aquellos cálculos que se conocieron al inicio del ciclo, cuando se anticipaba un récord de 56,5 millones de toneladas. El diminuto insecto ha provocado un daño gigantesco: ya se perdieron 10 millones.

LOS DATOS DE LA COSECHA DE MAÍZ

La cosecha del cereal alcanzó -de acuerdo a la Bolsa porteña- un 22,1% del área total a nivel nacional, unas 7,6 millones de hectáreas y en los últimos se concentró sobre todo en el sur del área agrícola.

“El relevamiento durante las últimas tres semanas continúa sosteniendo una baja en los rendimientos esperados para las fechas tardías y planteos del norte del país, sumado a un aumento importante del área no cosechable”, advirtieron.

En este escenario, además se espera un adelantamiento en el comienzo de la cosecha, porque los planteos más afectados han culminado el ciclo de manera anticipada, a raíz del estrés sufrido por el maíz.

Un dato que ilustra esta situación es lo que ocurre en zonas del NOA, NEA, centro y norte cordobés, Santa Fe, núcleo norte y Entre Ríos. En estas regiones, un 17% del área que se destinó a grano no podrá ser cosechada.

 

LA SOJA, AL BORDE DE UN NUEVO RECORTE

Por el lado de la oleaginosa, la cosecha cubrió un 36,2% de la superficie a nivel nacional. Si bien se presentan demoras por la falta de piso que generaron las últimas lluvias, en la zona núcleo se avanzó en un 72,5% de la soja de primera, con un rinde medio de 40,4 qq/ha.

Este desempeño representa una mejora de casi 4 quintales por encima del promedio de las campañas 2017/21.

En Córdoba, la soja de segunda también mejoró los rindes. En este caso, promediaron los 27,6 qq/ha, un 15% con respecto a los 23,3 qq/ha que se registraron entre 2017 y 2021.

La bolsa reportó que en el NEA se demoran las labores de cosecha y que los rindes registrados hasta el momento -12,9 qq/ha- se ubican unos 10 quintales por debano de los valores promedio de los últimos cinco años.

BCBAEn el oeste chaqueño y noreste de Santiago del Estero, el estrés termohídrico que el cultivo soportó en marzo, en pleno período crítico- impactó en los rendimientos. “De continuar dicha tendencia se podría ver afectada nuestra actual proyección de producción ubicada en 51 millones de toneladas“, concluyeron.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *